Cómo contar a través del objeto

Por Víctor Longás, escenografía e iluminación

Una de las cosas más interesantes de cualquier proceso de creación es la búsqueda, y, tener el espacio adecuado para buscar es una total suerte. La búsqueda nos lleva a lugares desde donde emergerá nuestra puesta en escena y, mi labor como escenógrafo-iluminador no solo es materializar esos lugares sobre el escenario, también lo es crear de la nada sus cimientos e ir transformándolos, proponer puntos de partida para esa búsqueda y trabajar sobre ellos y, si es posible como en este caso, hacerlo con los propios actores durante el proceso.

Los universos posibles dentro del Decamerón son innumerables. Boccaccio elabora un enorme collage de historias, en su mayoría bastante terribles, que me hacen pensar en un enorme retablo compuesto por los instintos más humanos.  Dentro de esos cuentos, y ya centrándonos en los que hemos seleccionado, hemos buscado universos plásticos para poder dialogar directamente con ellos. El cine de Pasolini, los mundos imaginarios de Paul Mcarthy, la pintura de Andrea Commodi o del mismísimo Bpotticelli nos sirven para aproximarnos a las palabras de Boccaccio.

Empezado a trabajar con objetos que nos remiten al universo de los diferentes cuentos es algo que nos puede llevar a juntar todos esos mundos. Algunos de ellos directamente son reproducciones impresas de los lienzos en los que Botticelli plasmó la trágica historia de Nastagio degli Onesti; otros son elementos que claramente, partiendo de nuestra contemporaneidad, para nosotros conectan con los universos de los cuentos como máscaras o algunas piezas de decoración de época que junto a otros elementos carentes de significado concreto y que pueden transformarse y atravesar la totalidad de la propuesta (sillas, arneses, cuerda, papel, colchonetas) llegan a conformar una suerte de collage tridimensional que los actores intervienen, juegan y habitan.

Para mí ha sido muy interesante partir del trabajo con todo este tipo de objetos y recursos en la sala de ensayos, la búsqueda de imágenes con ellos, relaciones espacio-actor, colores, sombras y texturas. Pienso en la unión de estos elementos como un collage escénico que nos lleva a tener en un mismo plano piezas de todas estas historias y universos dentro de un espacio que nos remite a ese lugar de encierro donde se cuentan todas estas historias, el teatro como refugio, el muro como elemento protector sobre el que construir y exponer todas estas historias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *